La guanabana, una fruta anticancerígena

El árbol de Graviola es bajo y no ocupa mucho espacio. Se le conoce con el nombre de Graviola en Brasil, guanábana en Hispanoamérica y “Soursop” en Inglés. Su fruta, la guanábana, es muy grande. Su pulpa blanca y dulce. Se come directamente o se la emplea para elaborar bebidas, sorbetes, dulces, etc. La guanábana es un agente anti-microbial de ancho espectro contra las infecciones bacterianas y por hongos. Es eficaz contra los parásitos internos y los gusanos. Regula la tensión arterial alta. Es antidepresiva. Combate la tensión y los desórdenes nerviosos. Pero a pesar de todas estas propiedades, el interés principal de la Graviola son os fuertes efectos anti cancerígenos y el efecto que produce sobre los tumores. Es un producto milagroso para matar las células cancerosas dado que es 10,000 veces más potente que la quimioterapia.
Estudios realizados en laboratorios a partir de 1970 concluyeron que la guanábana produjo en pacientes enfermos la destrucción de células malignas de 12 tipos distintos de cáncer (incluyendo el de colon, pecho, próstata, pulmón y páncreas) Además este tipo de terapia sólo destruyó las células malignas sin afectar a las células sanas. Los compuestos de este árbol demostraron también actuar 10,000 veces mejor retardando el crecimiento de las células de cáncer que el producto Adriamycin (una droga quimioterapéutica utilizada a lo largo y ancho del mundo).
¿Por qué no estamos enterados de ello? Porque existen organizaciones interesadas en encontrar una versión sintética, que puedan patentar para obtener ganancias desorbitadas. ¿Cuántas personas mueren mientras este secreto ha estado celosamente guardado para no poner en riegos las utilidades multimillonarias de grandes corporaciones?


Deja un comentario