Las campañas de igualdad

Las campañas en pro de la igualdad, sobre todo aquellas en contra de la diferencia genética comprobable entre el hombre y la mujer, han desembocado en la extensión de la homosexualidad. Esto es público y notorio. Si comprobamos el aumento de dichas campañas en el tiempo, también podremos comprobar el aumento en la tasa de homosexualidad. Hoy en día nadie en su sano juicio puede negarlo.
Los carteles y afiches hablan constantemente sobre la “violencia de género”. Sin embargo, no hay nada más violento que obligar a un ser humano a comportarse como lo que no es. Los gobiernos proscriben la virilidad y la persiguen como si fuera un mal, creando así un psicópata violento. Todo lo que se reprime, explotará de manera exacerbada tarde o temprano. Ello, sumado a que los estados se encargan de hacer creer a las mujeres que son víctimas sólo por el hecho de haber nacido hembras, logra que ellas mismas creen las situaciones que las conviertan en aquello que los carteles dicen: primero buscarán hombres que las hagan sentir víctimas y, aunque parezca increíble, huirán de los que de verdad las amen. La razón es muy sencilla: el miedo generalizado y programado por los medios de comunicación al servicio de los gobiernos durante las 24 horas del día se apodera del inconsciente y el amor no puede con él.
Las campañas sobre la violencia de género comenzaron en 1999 y se basan en la repetición constante de las noticias con titulares del tipo “muerte de una mujer a manos de un hombre” agrupándolas, primero en un genérico “violencia de género”, luego en el erróneo termino “violencia machista” y más tarde en el absurdo concepto de “terrorismo machista” en el cual se agrupan crímenes originados por diversos motivos, tales como económicos, pasionales, etílicos, de drogadicción, etc.Y esas diferencias, esos matices, jamás se explican. Ello se complementa con encuestas perfectamente manipuladas por quienes las encargan con el objetivo bien claro de lo que deben hallar. Hoy, incluso, existen encuestas que consideran violencia machista la respuesta afirmativa a la siguiente pregunta:

¿Alguna vez tu pareja no te deja ver el programa que quieres ver en la TV?

Si una mujer contestara afirmativamente a esa pregunta se consideraría que es víctima de violencia de género. Es absurdo. Estamos pues, ante una paranoia manufacturada a nivel mundial, cosa que prueba quién está detrás de ella, cuyo objetivo no es otro que crear entre las mujeres miedo hacia los hombres, pre-colocándoles en la cabeza el concepto del victimismo. Al mismo tiempo se logra que el hombre se considere culpable de haber nacido macho, y se lo coacciona a afeminarse y a perder cotas de virilidad para dejar de sentir esa culpabilidad. Esto último puede considerarse como el primer paso hacia su homosexualización.
Si vamos a una cuestión numérica, netamente estadística, cada año se suicidan, por ejemplo, en España unas 4.500 personas. Entre ellas una gran cantidad de hombres. En el mismo período las supuestas víctimas de violencia “de género”, suman apenas unas 90. En base a ese dato las campañas mediáticas de igualdad prácticamente no tendrían razón de ser. Lo lógico es que casi todo el presupuesto de esas campañas estuviera destinado a frenar el suicidio. Y no vemos ninguna campaña al respecto. ¿Por qué crees que ese dato comparativo no sale en los medios oficiales? ¿No te hace recordar al timo de la gripe A, la cual sumaba una ridícula cantidad de víctimas en comparación con las víctimas de la gripe ordinaria? Y todos sabemos que la gripe aviar, sobre todo el tema de la venta de sus vacunas, fue un timo tan grande como una catedral…


Deja un comentario