Las campañas de igualdad

Las campañas en pro de la igualdad, sobre todo aquellas en contra de la diferencia genética comprobable entre el hombre y la mujer, han desembocado en la extensión de la homosexualidad. Esto es público y notorio. Si comprobamos el aumento de dichas campañas en el tiempo, también podremos comprobar el aumento en la tasa de homosexualidad. Hoy en día nadie en su sano juicio puede negarlo.
Los carteles y afiches hablan constantemente sobre la “violencia de género”. Sin embargo, no hay nada más violento que obligar a un ser humano a comportarse como lo que no es. Los gobiernos proscriben la virilidad y la persiguen como si fuera un mal, creando así un psicópata violento. Todo lo que se reprime, explotará de manera exacerbada tarde o temprano. Ello, sumado a que los estados se encargan de hacer creer a las mujeres que son víctimas sólo por el hecho de haber nacido hembras, logra que ellas mismas creen las situaciones que las conviertan en aquello que los carteles dicen: primero buscarán hombres que las hagan sentir víctimas y, aunque parezca increíble, huirán de los que de verdad las amen. La razón es muy sencilla: el miedo generalizado y programado por los medios de comunicación al servicio de los gobiernos durante las 24 horas del día se apodera del inconsciente y el amor no puede con él.
Las campañas sobre la violencia de género comenzaron en 1999 y se basan en la repetición constante de las noticias con titulares del tipo “muerte de una mujer a manos de un hombre” agrupándolas, primero en un genérico “violencia de género”, luego en el erróneo termino “violencia machista” y más tarde en el absurdo concepto de “terrorismo machista” en el cual se agrupan crímenes originados por diversos motivos, tales como económicos, pasionales, etílicos, de drogadicción, etc.Y esas diferencias, esos matices, jamás se explican. Ello se complementa con encuestas perfectamente manipuladas por quienes las encargan con el objetivo bien claro de lo que deben hallar. Hoy, incluso, existen encuestas que consideran violencia machista la respuesta afirmativa a la siguiente pregunta:

¿Alguna vez tu pareja no te deja ver el programa que quieres ver en la TV?

Si una mujer contestara afirmativamente a esa pregunta se consideraría que es víctima de violencia de género. Es absurdo. Estamos pues, ante una paranoia manufacturada a nivel mundial, cosa que prueba quién está detrás de ella, cuyo objetivo no es otro que crear entre las mujeres miedo hacia los hombres, pre-colocándoles en la cabeza el concepto del victimismo. Al mismo tiempo se logra que el hombre se considere culpable de haber nacido macho, y se lo coacciona a afeminarse y a perder cotas de virilidad para dejar de sentir esa culpabilidad. Esto último puede considerarse como el primer paso hacia su homosexualización.
Si vamos a una cuestión numérica, netamente estadística, cada año se suicidan, por ejemplo, en España unas 4.500 personas. Entre ellas una gran cantidad de hombres. En el mismo período las supuestas víctimas de violencia “de género”, suman apenas unas 90. En base a ese dato las campañas mediáticas de igualdad prácticamente no tendrían razón de ser. Lo lógico es que casi todo el presupuesto de esas campañas estuviera destinado a frenar el suicidio. Y no vemos ninguna campaña al respecto. ¿Por qué crees que ese dato comparativo no sale en los medios oficiales? ¿No te hace recordar al timo de la gripe A, la cual sumaba una ridícula cantidad de víctimas en comparación con las víctimas de la gripe ordinaria? Y todos sabemos que la gripe aviar, sobre todo el tema de la venta de sus vacunas, fue un timo tan grande como una catedral…

Crítica al libro “Bancos, banqueros, bandidos”

Después de leer el libro “Bancos, banqueros, bandidos”, de Joseph Manuel Novoa, me gustaría soltar esta crítica:

El texto es redundante, a veces hasta cansador. Está escrito de forma tal que sólo llega a ser útil a aquellos “bandidos” que han olvidado detalles de sus maquiavélicos planes o para aquellos pequeños accionistas que piensen en sacar provecho de ello.
El libro tiene muchos datos interesantísimos, lo que hace que me de mucha pena. Pena porque sé que es un libro que no se divulga masivamente y que, de todas las personas a las que llega, solo lo terminan de leer un pequeño porcentaje cuyo grado de inteligencia y maldad les permite engañar mejor a los consumidores.
Me gustaría proponer al autor que rescriba el libro dirigiéndolo a todos los sectores de la sociedad teniendo en cuenta que la media colectiva no entiende de términos no usuales y prefiere explicaciones más simples y básicas. Estaría muy bien que el contenido lo pudiesen entender por igual, tanto un chaval de 15 años o un abuelo de 84.

El título también podría cambiar dejando las cosas aún más claras con un contundente:

¡No ponga su dinero en los bancos!

…o cualquier otro titulo práctico que cumpla la función de llamar la atención manteniendo esa inclinación a desprestigiar a la banca.

Como conclusión final podría decir que la información es útil pero el impacto de cambio real que pretende transmitir nunca se llevará a cabo porque, desde el vamos, está planteado más como un análisis filosófico que como un “disparador de un cambio”.

Manuel Freytas: sobre el poder de Israel

Artículo completo de Manuel Freytas ¡De lectura más que obligatoria tanto para los de izquierdas como para los de derechas:

A) El poder oculto

Israel es la más clara referencia geográfica del sistema capitalista trasnacionalizado que controla desde gobiernos hasta sistemas económico productivos y grandes medios de comunicación, tanto en los países centrales como en el mundo subdesarrollado y periférico. El Estado judío, más allá de su incidencia como Nación, es el símbolo más representativo de un poder mundial controlado en sus resortes decisivos por grupos minoritarios de origen judío, y conformado por una estructura de estrategas y tecnócratas que operan las redes industriales, tecnológicas, militares, financieras y mediáticas del capitalismo trasnacional extendido por los cuatro puntos cardinales del planeta. Con una población de alrededor de 7,35 millones de habitantes, Israel es el único Estado judío del mundo. Pero cuando hablamos de Israel, hablamos (por extensión) de la referencia más significante de un sistema capitalista globalizado que controla gobiernos, países, sistemas económicos productivos, bancos centrales, centros financieros, arsenales nucleares y complejos militares industriales. Cuando hablamos de Israel, hablamos antes que nada de un diseño estratégico de poder mundial que lo protege, interactivo y totalizado, que se concreta mediante una red infinita de asociaciones y vasos comunicantes entre el capital financiero, industrial y de servicios que convierte a los países y gobiernos en gerencias de enclave.
El lobby sionista que sostiene y legitima la existencia de Israel, no es un Estado en el lejano Medio Oriente, sino un sistema de poder económico planetario (el sistema capitalista) de bancos y corporaciones trasnacionales con judíos dominando la mayoría de los paquetes accionarios o hegemonizando las decisiones gerenciales desde puestos directivos y ejecutivos. Quien se tome el trabajo de investigar el nombre de los integrantes de los directorios o de los accionistas de las grandes corporaciones y bancos transnacionales estadounidenses y europeos que controlan desde el comercio exterior e interior hasta los sistemas económico-productivos de los países, tanto centrales como “subdesarrollados” o “emergentes”, podrá fácilmente comprobar que (en una abrumante mayoría) son de origen judío.
Los directivos y accionistas de las primeras treinta megaempresas trasnacionales y bancos (las más grandes del mundo) que cotizan en el índice Dow Jones de Wall Street, son mayoritariamente de origen judío.
Megacorporaciones del capitalismo sin fronteras como Wal-Mart Stores, Walt Disney, Microsoft, Pfizer Inc, General Motors, Hewlett Packard, Home Depot, Honeywell, IBM, Intel Corporation, Johnson & Johnson, JP Morgan Chase, American International Group, American Express, AT & T, Boeing Co (armamentista), Caterpillar, Citigroup, Coca Cola, Dupont, Exxon Mobil (petrolera), General Electric, McDonalds, Merck & Co, Procter & Gamble, United Technologies, Verizon, son controladas y/o gerenciados por capitales y personas de origen judío.
Estas corporaciones representan la crema de la crema de los grandes consorcios trasnacionales judeo sionistas que, a través del lobby ejercido por las embajadas estadounidenses y europeas, dictan y condicionan la política mundial y el comportamiento de gobiernos, ejércitos, o instituciones mundiales oficiales o privadas. Son los amos invisibles del planeta: los que manejan a los países y a presidentes por control remoto, como si fueran títeres de última generación.
Quien investigue con este mismo criterio los medios de comunicación, la industria cultural o artística, cámaras empresariales, organizaciones sociales, fundaciones, organizaciones profesionales, ONGs, tanto en los países centrales como periféricos, se va a sorprender de la notable incidencia de personas de origen judío en sus más altos niveles de decisión.
Las cuatro principales cadenas televisivas de EEUU (CNN, ABC, NBC y Fox) y los tres principales diarios (The Wall Street Journal, The New York Times y The Washington Post) están controlados y gerenciados (a través de paquetes accionarios o de familias) por grupos del lobby judío, principalmente neoyorquino. Asimismo las tres más influyentes revistas (Newsweek, Time y The New Yorker), y consorcios hegemónicos de Internet como Time-Warner (fusionado con América on Line) o Yahoo, están controlados por gerenciamiento y capital judío que opera a nivel de redes y conglomerados entrelazados con otras empresas. Colosos del cine de Hollywood y del espectáculo como The Walt Disney Company, Warner Brothers, Columbia Pictures, Paramount, 20th Century Fox, entre otros, forman parte de esta red interactiva del capital sionista imperialista. La concentración del capital mundial en mega-grupos o mega-compañías controladas por el capital sionista posibilita decisiones planetarias de todo tipo, tanto en la economía como en la sociedad, en la vida política, en la cultura, etc., y representa el aspecto más definitorio de la globalización impuesta por el poder mundial del sistema capitalista imperial. Por medio de las guerras de conquista o de “sistemas democráticos, el objetivo central expansivo de este capitalismo sionista trasnacionalizado es el control y el dominio de los recursos naturales y de los sistemas económico–productivos, en un accionar que sus defensores y teóricos llaman “políticas de mercado”.
El capitalismo transnacional, a escala global, es el dueño de los estados y sus recursos económicos y productivos no solamente del mundo dependiente, sino también de los países capitalistas centrales.
Por lo tanto los gobiernos dependientes y centrales son gerencias de enclave (por izquierda o por derecha) que con variantes discursivas ejecutan el mismo programa económico y las mismas líneas estratégicas de control político y social.
Este capitalismo transnacional “sin fronteras” del lobby sionista que sostiene al Estado de Israel se asienta en dos pilares fundamentales: la especulación financiera informatizada (con asiento territorial en Wall Street ) y la tecnología militar-industrial de última generación (cuya expresión máxima de desarrollo se concentra en el Complejo Militar Industrial de EEUU).
El lobby sionista internacional, sobre el cual se asientan los pilares existenciales del Estado de Israel, controla desde gobiernos, ejércitos, policías, estructuras económicos productivas, sistemas financieros, sistemas políticos, estructuras tecnológicas y científicas, estructuras socio-culturales, estructuras mediáticas internacionales, hasta el poder de policía mundial asentado sobre los arsenales nucleares, los complejos militares industriales y los aparatos de despliegue militar de EEUU y de las potencias centrales. A ese poder, y no al Estado de Israel, es al que temen los presidentes, políticos, periodistas e intelectuales que callan o deforman a diario los genocidios de Israel en Medio Oriente temerosos de quedar sepultados de por vida bajo la lápida del “antisemitismo”.

B) El lobby imperial

El lobby sionista pro-israelí, la red del poder oculto que controla Casa Blanca, el Pentágono y la Reserva Federal no reza en las sinagogas sino en la Catedral de Wall Street. Un detalle a tener en cuenta, para no confundir la religión con el mito y el negocio.
Cuando se refieren al lobby sionista (al que llaman lobby pro-israelí) la mayoría de los expertos y analistas hablan de un grupo de funcionarios y tecnócratas, en cuyas manos está el diseño y la ejecución de la política militar norteamericana.
A este lobby de presión se le atribuye el objetivo estratégico permanente de imponer la agenda militar y los intereses políticos y geopolíticos del gobierno y el Estado de Israel en la política exterior de EEUU.
Como definición, el lobby pro-israelí es una gigantesca maquinaria de presión económica y política que opera simultáneamente en todos los estamentos del poder institucional estadounidense: Casa Blanca, Congreso, Pentágono, Departamento de Estado, CIA y agencias de la comunidad de inteligencia, entre los más importantes.
Por medio de la utilización política de su poder financiero y de su estratégica posición en los centros de decisión, los grupos financieros del lobby ejercen influencia decisiva en la política interna y externa de EEUU. Consiguiendo esto gracias también a su papel dominante en la financiación de los partidos políticos, de los candidatos presidenciales y de los congresistas.
A nivel imperial, el poder financiero del lobby se expresa principalmente por medio de la Reserva Federal de EEUU, un organismo clave para la concentración y reproducción del capital especulativo a nivel planetario.
El corazón del lobby sionista estadounidense es el poderoso sector financiero de Wall Street que tiene directa implicancia y participación en el nombramiento de funcionarios claves del gobierno de EEUU y de los órganos de control de política monetaria e instituciones crediticias (nacional e internacional) con sede en Washington y Nueva York.
Los organismos económicos-financieros internacionales como la OCDE, el Banco Mundial, el FMI, están bajo directo control de los bancos centrales y de los gobiernos de EEUU y las potencias controladas por el lobby sionista internacional (Gran Bretaña, Alemania, Francia, Japón, entre las más relevantes).
Organizaciones y alianzas internacionales como la ONU, el Consejo de Seguridad y la OTAN están controlados por el eje sionista USA-Unión Europea cuyas potencias centrales son las que garantizan la impunidad de los exterminios militares de Israel en Medio Oriente, como sucedió con la última masacre de activistas solidarios con el pueblo de Gaza.
Las principales instituciones financieras del lobby (Goldman Sachs, Morgan Stanley, Lehman Brothers, etc) y los principales bancos (Citigroup, JP Morgan y Merrill Lynch, etc), influyen decisivamente para el nombramiento de los titulares de la Reserva Federal, el Tesoro, y la secretaría de Comercio, además de los directores del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional.

C) El mito del “antisemitismo”

A este fenómeno de “poder capitalista mundial” judío, y no a Israel, es lo que temen los presidentes, políticos, periodistas, e intelectuales que evitan puntillosamente condenar o nombrar los periódicos genocidios militares de Israel en Gaza, repitiendo lo que ya hicieron durante la masacre israelí en Líbano en el 2006.
La gran complicidad internacional con las masacres periódicas israelíes no se gestan por miedo al Estado de Israel sino por miedo a lo que representa el Estado de Israel.
No se trata de Israel, un Estado sionista más, sino del “Gran Israel”, la patria del judaísmo mundial (con territorio robado a los palestinos), de la cual todos los judíos del mundo se sienten sus hijos pródigos desperdigados por el mundo.
No se trata de Israel, sino de las poderosas organizaciones y comunidades judías mundiales que apoyaron en bloque el genocidio militar de Israel en Gaza y que utilizan su poder y su falso prestigio, construido mediante el Holocausto y su victimización histórica, para convertir en un leproso social al que se atreva criticar o a levantar la voz contra el exterminio militar israelí en Gaza.
Los gobiernos del mundo capitalista, los periodistas, intelectuales, organizaciones sindicales y sociales no le temen a Israel, sino a su lapidación social como “antisemita” (mote que se le otorga al que enfrenta y/o denuncia al sionismo judío).
No le temen al Estado de Israel, sino a los hijos de Israel camuflados en los grandes centros de decisión del poder mundial, sobre todo económico-financieros y mediático-culturales.
Los políticos, intelectuales y periodistas del sistema no temen a Israel, sino que temen a los medios, organizaciones y empresas judías, y a su influencia sobre los gobiernos y procesos económicos-culturales del sistema sionista capitalista extendido por todos los países a escala planetaria.
En definitiva temen que las empresas, las universidades, las organizaciones y las fundaciones internacionales sionistas que financian y o promocionan sus ascensos y puestos en la maquinaria del sistema los declaren “antisemitas” y los dejen sin trabajo, sin vacaciones y sin jubilación.
Esa es la causa principal que explica porque los intelectuales, académicos y periodistas del sistema viven elucubrando sesudos análisis de la “realidad” política, económica y social sin la presencia de la palabra judío o del sistema capitalista que paga por sus servicios.
Si bien hay un grupo de intelectuales y de militantes judíos de izquierda (entre ellos Chomsky y Gelman, entre otros) que condenaron y protestaron contra el genocidio israelí en Gaza, la mayoría abrumante de las comunidades y organizaciones judías a escala planetaria apoyaron explícitamente la masacre de civiles en Gaza argumentando que se trataba de una “guerra contra el terrorismo”.
A pesar de que Israel no invadió ni perpetró un genocidio militar en Gaza con la religión judía, sino con aviones F-16, misiles, bombas de racimo, helicópteros Apache, tanques, artillería pesada, barcos, sistemas informatizados y un plan de exterminio militar en gran escala, quien cuestione esa masacre es tachado de “antisemita” por el poder judío mundial distribuido por el mundo.
A pesar de que el lobby judío sionista que controla Israel, tanto como la Casa Blanca, el Tesoro y la Reserva Federal de EEUU no reza en las sinagogas sino en la Catedral de Wall Street, el que lo critique es tildado de inmediato como “antisemita” o “nazi” por las estructuras mediáticas y culturales controlados por el poder judío mundial.
Las campañas de denuncia de antisemitismo con las que Israel y las organizaciones judías buscan neutralizar a las críticas contra la masacre, abordan la cuestión como si el sionismo judío (sostén del estado de Israel) fuera una cuestión “racial” o religiosa, y no un sistema de dominio imperial que abarca interactivamente el plano económico, político, social y cultural, superando la cuestión de la raza o de las creencias religiosas.
El lobby sionista no controla el mundo con la religión: lo maneja con bancos, trasnacionales, hegemonía sobre los sistemas económicos-productivos, control sobre los recursos naturales, control de la red informativa y de manipulación mundial, y manejo de los valores sociales a través de la publicidad, la cultura y el consumo estandarizado y globalizado por los medios de comunicación.
En definitiva, el lobby judío no representa a ninguna sinagoga ni expresión racial, sino que es la estructura que maneja el poder mundial a través del control sobre los centros económicos-financieros y de decisión estratégica del sistema capitalista expandido como civilización “única”.
Antes que por la religión y la raza, el lobby sionista y sus redes se mueven por una ideología política funcional: el sionismo capitalista-imperial que antepone el mercado, la concentración de riqueza, la “política de negocios”, a cualquier filosofía que roce las nociones del “bien” o del “mal” entendidos dentro de parámetros sociales.
Entonces: ¿De qué hablan cuando hablan de “antisemitismo” o de “anti-judaísmo religioso? ¿En qué parámetros referenciales se basa la condición de “antisemita”? ¿Quién es antisemita? ¿Quién critica a los judíos por su religión o por su raza?
A lo sumo, a los judíos, como está probado en la realidad social de cualquier país, no se los critica por su religión o condición racial sino por su apego excesivo al status del dinero (también cultivado por otras colectividades) y a integrar estructuras o jerarquías de poder dentro de un sistema injusto de opresión y de explotación del hombre por el hombre, como es el sistema capitalista.
Salvo los grupos minoritarios de fanáticos y racistas que sólo se representan a sí mismos, en las sociedades (salvo el nazismo alemán y algunas excepciones) casi nunca hubo “persecución religiosa o racial” del judío, si no que hubo una asociación del judío con la “peor cara del capitalismo”, representada en el sistema económico-financiero especulativo.

En resumen:

La gran complicidad internacional con las masacres periódicas israelíes no se gestan por miedo a Israel, sino por miedo a lo que representa el Estado judío. Israel es el símbolo más emblemático, la patria territorial del sionismo capitalista que controla el mundo sin fronteras desde los directorios de los bancos y corporaciones trasnacionales. Israel, básicamente, es la representación nacional de un poder mundial sionista que es el dueño del Estado de Israel tanto como del Estado norteamericano, y del resto de los Estados con sus recursos naturales y sistemas económico-productivos. Y que controla el planeta desde los bancos centrales, las grandes cadenas mediáticas y los arsenales nucleares militares.
El lobby sionista que protege al Estado de Israel (por “derecha” y por “izquierda) está conformado por una estructura de estrategas y tecnócratas que operan las redes industriales, tecnológicas, militares, financieras y mediáticas del capitalismo trasnacional extendido por los cuatro puntos cardinales del planeta.
Sus redes se expresan a través de una multiplicidad de organizaciones dedicadas a promover el actual modelo global, entre las que se cuentan principalmente: The Hudson Institute, The RAND Corporation, The Brookings Institution, The Trilateral Commission, The World Economic Forum, Aspen Institute, American Enterprise Institute, Deutsche Gesellschaft für Auswärtigen Politik, Bilderberg Group, Cato Institute, Tavestock institute, y el Carnegie Endowment for International Peace, entre otros.
Todos estos think tanks o “bancos de cerebros”, reúnen a los mejores tecnócratas, científicos y estudiosos en sus respectivos campos, egresados de los las universidades de EEUU, Europa y de todo el resto del mundo.
El lobby no responde solamente al Estado de Israel (como afirman los analistas de la “cara derechista” de los neocons) sino a un poder mundial sionista que es el dueño del Estado de Israel tanto como del Estado norteamericano, y del resto de los Estados con sus recursos naturales y sistemas económico-productivos.
El lobby no solamente está en la Casa Blanca sino que abarca todos los niveles de las operaciones del capitalismo a escala trasnacional, cuyo diseño estratégico está en la cabeza de los grandes chairmans y ejecutivos de bancos y consorcios multinacionales que se sientan en el Consenso de Washington y se reparten el planeta como si fuera un pastel.
Ni la izquierda ni la derecha partidaria hablan de este poder “totalizado” por la sencilla razón de que ambas están fusionadas (a modo de alternativas falsamente enfrentadas) con los programas y estrategias del capitalismo trasnacional que controla el planeta.
Por lo tanto, y mientras no se articule un nuevo sistema de comprensión estratégica (una “tercera posición” revolucionaria del saber y el conocimiento) el poder mundial que controla el planeta seguirá perpetuándose en las falsas opciones de “izquierda” y “derecha”.
Y el lobby judío de “derecha” de los republicanos conservadores seguirá sucediendo al lobby judío “de izquierda” de los demócratas liberales en una continuidad estratégica de las mismas líneas rectoras del Imperio sionista mundial.
Las masacres del Estado de Israel seguirán, como hasta ahora, impunes y protegidas por las estructuras del sistema de poder mundial sionista capitalista que lo considera como su “patria territorial”.

La jerarquía del orden mundial actual

Hay muchas teorías que intentan definir cuál es la pirámide del orden mundial actual. Para los que alguna vez se lo preguntaron y hoy siguen queriendo saberlo, la respuesta es la siguiente empezando por orden de importancia:

01 – Sionismo internacional (Rothschild, R)

02 – Judaísmo

03 – Corporativismo empresarial multinacional (lobbies)

04 – Masonería de grado alto

05 – Gobiernos, fuerzas , cuerpos y jueces

06 – Sindicatos

07 – Masonería de grado bajo

08 – Mafias

Hay otros que profesan la teoría de que el sionismo internacional puede estar manipulado y controlado por los jesuitas y que éstos crearon en su momento a los illuminatis para infiltrarse en la masonería. En mi visión particular descarto completamente esa teoría. La masonería cuenta actualmente con 20 millones de miembros a nivel mundial. Todos ubicados en puestos claves de los gobiernos. La tarea se antojaría del todo titánica. Incluso se nombran otros grupos intermedios como la nobleza negra, el consejo de los diez, los caballeros de Malta, la corona británica, el grupo Bilderberg, la comisión trilateral, la CIA y otros servicios secretos como el Mossad o el Mi6.

Claves para la reconstrucción

Hay veces que las respuestas a los mayores problemas de la sociedad moderna se pueden encontrar en libros que, poco a poco, se van acercando a los 100 años de su primea edición:

[…] el movimiento destinado a enseñar el camino hacia la resurrección nacional tendrá que brotar de un grupo pequeño y esta resurrección no podrá esperarse jamás de los partidos políticos grandes, excesivamente aferrados a conceptos anacrónicos o directamente interesados en apoyar al gobierno. Lo que se debe proclamar aquí no es un nuevo grito electoral, sino una nueva teoría del mundo. La mayoría de los jóvenes contemplan el derrumbe nacional simplemente a través de la miseria económica general y sus consecuencias. El pueblo, en su gran mayoría, relaciona el desastre con cuestiones políticas, culturales o morales. Y hay muchos que ni sienten ni comprenden el problema. Que esto ocurra entre las masas es comprensible, pero que la parte inteligente de la comunidad mire el derrumbe ante todo como una “catástrofe económica” y se figure que el restablecimiento deberá venir a través de la economía constituye una de las razones que hacen la cura imposible […]

[…] Si los mediocres componen el gobierno de una nación, faltará entereza para obrar y se preferirá aceptar la más vergonzosa de las humillaciones antes que erguirse para adoptar una actitud resuelta, pues, nadie habrá allí que por sí solo esté personalmente dispuesto a arriesgarlo todo en pro de la ejecución de una medida radical. Existe una verdad que no debe ni puede olvidarse: es la de que tampoco en este caso una mayoría estará capacitada para sustituir a la personalidad del gobierno. La mayoría no sólo representa siempre la ignorancia, sino también la cobardía. Y del mismo modo que de 100 cabezas huecas no se hace un sabio, de 100 cobardes no surge nunca una heroica decisión. Cuanto menos grave sea la responsabilidad que pese sobre el gobernante, mayor será el número de aquéllos que, dotados de ínfima capacidad, se creen igualmente llamados a poner al servicio de la nación sus imponderables fuerzas. De ahí que sea para ellos motivo de regocijo el cambio frecuente de funcionarios en los cargos que ellos apetecen y que celebren todo escándalo que reduzca la hilera de los que por delante esperan…. La consecuencia de todo esto es la espeluznante rapidez con que se producen modificaciones en las más importantes jefaturas y repartos públicos de un organismo estatal semejante, con un resultado que siempre tiene influencia negativa y que muchas veces llega a ser hasta catastrófico […]

Coca Cola denuncia a Goldman Sachs

Durante los últimos años, Goldman Sachs y otros importantes bancos, como J.P Morgan Chase o Glencore International PLC, han adquirido un buen número de almacenes de diferentes metales, lo que les permite determinar cuánto material meten en el mercado y cuándo hacerlo. Por este motivo, la Bolsa de Metales londinense ha abierto una investigación para comprobar si el considerado quinto mayor banco de EEUU está utilizando esta táctica para inflar el precio de los metales, según informa el Wall Street Journal. El rotativo neoyorquino recoge las demandas de todas estas compañías que utilizan metales como el aluminio, que solicitan que “se fuerce a las entidades financieras a sacar más metal al mercado para adaptar la oferta a la demanda”. Y es que Coca Cola y sus compañeros señalan especialmente a Goldman, al que acusan de “solo permitir la salida del mínimo al que se ven obligados por día por el mercado londinense, cuando tienen capacidad para vender mucho más”.Según la Bolsa de Metales de Londres, Goldman posee en Detroit el mayor almacén de metales en el mercado, lo que ha provocado que el tiempo de espera para la entrega de metales en esta ciudad se haya disparado y que el precio del aluminio en el mundo se haya incrementado en un 13% durante el último año. Además, para aumentar las sospechas, durante el pasado mes de mayo, Goldman Sachas elevó su pronóstico para los productos de metal

¿Murieron realmente 6 millones? (Libro)

DidSixMillonReallyDieAl parecer, según este libro, al finalizar la segunda guerra mundial, 4.300.000 judíos cumplimentaron los formularios que el gobierno alemán puso a disposición de las “víctimas del holocausto” para otorgarles una indemnización-subvención. O bien hubo fraude o bien de los 6.000.000, prácticamente sobrevivieron casi el 75% La lista de 6.000.000 millones de nombres fue confeccionada por Yad Vashem, el ejecutivo de la organización para el Recuerdo del Holocausto y se realizó mediante la inscripción de todos y cada uno de los judíos que de forma oral manifestaron haber sido víctimas del holocausto o manifestaron conocer a quien o quienes lo habían sido. Todo esto sin realizar una investigación que respalde los contenidos de esa lista. Resulta cuando menos curioso que la subvención que otorgaba el gobierno alemán a las víctimas era una subvención de por vida, es decir, una pensión, por lo que es de sospechar que muchos se habrán apuntado de forma fraudulenta. A día de hoy, la única organización independiente que realizó un cómputo de los judíos muertos en los campos de concentración nazis fue la Cruz Roja y su cifra fue de 300.000 personas. Aconsejo su lectura, si es que alguno de vosotros lee libros.

A modo de post-data les dejo aquí abajo un gracioso montaje sobre lo que para algunos significa leer este libro. Prestad atención a la lectura de la contratapa:

"Did</p

¿Holocausto judío?

Un interesante extracto de un artículo de un blog de izquierdas que leo a menudo:

Si la sociedad occidental tuviera conciencia de que la narración del Holocausto es falsa, el sistema oligárquico mundial se derrumbaría. Aquéllos que odien con toda su alma dicho dispositivo criminal de opresión y aspiren a destruirlo, tienen que negar el Holocausto, no hay otro camino para avanzar hacia la democracia.
Pero negar el Holocausto no puede consistir en rechazar que existiera una persecución nazi de los judíos y que ésta generara millones de muertos en campos de concentración o fosas de la estepa rusa, como pretenden los revisionistas. La tarea de los revisionistas por lo que respecta a redimensionar los hechos, recortar el número de víctimas (que ya no pueden pasar, por lo que hoy sabemos, de 2 millones), desmontar el mito del plan de exterminio y de las cámaras de gas, etc., ha sido muy meritoria. El sistema ha quedado gravemente afectado, de ahí la legislación represiva. Pero ahora ha llegado el momento de reinterpretar la narración en su conjunto, no de analizar hechos aislados, por muy importantes que éstos sean, intentando llegar a un “cero” de criminalidad nazi que es francamente insostenible desde una actitud honesta.
La legislación “contra el odio” no tiene como finalidad amparar a las víctimas del holocausto, sino, ante todo, ocultar el contexto histórico en que se produce el hecho -exagerando, eso sí, sus dimensiones y características. Pero el contexto histórico del holocausto son los crímenes, mucho más graves e impunes, perpetrados por la oligarquía. Las leyes que prohíben banalizar el holocausto lo que pretenden en realidad es impedir la denuncia de los “genocidos olvidados”. Las leyes anti-banalización vienen a fijar como norma la exigencia de banalizar ciertos (otros) genocidios; el mandato político antidemocrático, cuya transgresión es castigada penalmente, de no recordar los crímenes de masas de los vencedores, de minimizarlos, de justificarlos, de negarlos… La legislación liberal de derechos humanos es así lo mismo que la negación de los derechos humanos. La ley contra la apología del genocido es lo mismo que la apología del genocidio (de los alemanes). Las leyes liberales contra el racismo son lo mismo que una institucionalización del racismo (judío). Estas legislaciones, en definitiva, parten del supuesto sionista de unas víctimas judías convertidas en víctimas de “primera clase” frente a otras víctimas de segunda clase, o incluso no-víctimas, que ni siquiera se merecen un juicio, que no pueden ser recordadas, equiparadas, comparadas, hermanadas con las víctimas de Auschwitz. Todo este fraude, que ya dura 60 años, es moral y políticamente gravísimo, nauseabundo, intolerable. En estos preceptos legales “antifascistas” aquello que se manifiesta, entre líneas, es el espantoso rostro exterminador de la oligarquía sionista que los palestinos sufren cada día, como único y verdadero pueblo universal actual, en su propia carne.
En consecuencia, negar el holocausto no puede consistir en afirmar simplemente que no existió, sino en denunciar los genocidios de los vencedores de la Segunda Guerra Mundial. Se niega la narración, el marco de sentido, el “horizonte hermenéutico” (sionista) de fondo, no el factum. Sólo la evidencia y la conciencia pública de estos (otros) facta espantosos permitirá dar el “salto” exegético, a saber, la comprensión de por qué el holocausto tuvo que ser exagerado: lo fue con el fin de ocultar los auténticos horrores del “humanismo” que la historia mítica de Auschwitz había de minimizar. Dado que los genocidios, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad de los vencedores eran enormes, para hurtarlos a la conciencia pública el holocausto había de adquirir unas dimensiones cósmicas, ubicarse más allá de la razón, resultar a la postre inexplicable, encarnar el “mal absoluto”, etc. Así surgió el Holocausto, con mayúsculas. Antes que ofender a las víctimas de la persecución nazi, se trataría así de rescatarlas, siendo así que éstas devienen criminalmente instrumentalizadas para negar, ofender, banalizar a otras víctimas del mismo delito en cuanto tales. Un niño judío fallecido de tifus en Auschwitz está siendo utilizado como arma propagandística para asesinar por segunda vez al niño quemado vivo en Dresde. No otro es el canallesco modelo de la legislación oligárquica sobre la memoria histórica y la lucha antirracista. La verdadera ofensa contra las víctimas del holocausto es esta obscena manipulación política de un genocidio por parte de otros genocidas, del asesinato de unos inocentes, para justificar, menospreciar y, a la postre, negar, el exterminio de otros inocentes. El niño judío y el niño alemán -víctimas iguales- están más próximos entre sí de lo que lo están los sionistas y mercachifles de la industria del holocausto respecto de sus propios muertos. El genocida nazi y los genocidas comunista, liberal o sionista forman un bloque abominable frente a la unidad moral de todas las víctimas. Y es esa unidad la que, con la narración fraudulenta del Holocausto, ha sido rota y mancillada por las sucias manos de los asesinos antifascistas.

La guanabana, una fruta anticancerígena

El árbol de Graviola es bajo y no ocupa mucho espacio. Se le conoce con el nombre de Graviola en Brasil, guanábana en Hispanoamérica y “Soursop” en Inglés. Su fruta, la guanábana, es muy grande. Su pulpa blanca y dulce. Se come directamente o se la emplea para elaborar bebidas, sorbetes, dulces, etc. La guanábana es un agente anti-microbial de ancho espectro contra las infecciones bacterianas y por hongos. Es eficaz contra los parásitos internos y los gusanos. Regula la tensión arterial alta. Es antidepresiva. Combate la tensión y los desórdenes nerviosos. Pero a pesar de todas estas propiedades, el interés principal de la Graviola son os fuertes efectos anti cancerígenos y el efecto que produce sobre los tumores. Es un producto milagroso para matar las células cancerosas dado que es 10,000 veces más potente que la quimioterapia.
Estudios realizados en laboratorios a partir de 1970 concluyeron que la guanábana produjo en pacientes enfermos la destrucción de células malignas de 12 tipos distintos de cáncer (incluyendo el de colon, pecho, próstata, pulmón y páncreas) Además este tipo de terapia sólo destruyó las células malignas sin afectar a las células sanas. Los compuestos de este árbol demostraron también actuar 10,000 veces mejor retardando el crecimiento de las células de cáncer que el producto Adriamycin (una droga quimioterapéutica utilizada a lo largo y ancho del mundo).
¿Por qué no estamos enterados de ello? Porque existen organizaciones interesadas en encontrar una versión sintética, que puedan patentar para obtener ganancias desorbitadas. ¿Cuántas personas mueren mientras este secreto ha estado celosamente guardado para no poner en riegos las utilidades multimillonarias de grandes corporaciones?

El E Coli

Los chinos han analizado la cepa responsable de la treintena de muertes reportadas llegando a la conclusión que la O104:H4 no guarda relación con las anteriormente estudiadas porque tiene la propiedad de resistir a 8 tipos diferentes de antibióticos. El investigador Mike Adams, de la web de noticias de medicina natural, afirma en artículo reciente que la única forma de que una cepa sea resistente a 8 antibióticos es que primero se la enfrente a la penicilina. Las que sobrevivan a la tetraclyne. Y así sucesivamente hasta conseguir una cepa resistente a todas esas medicinas. Ese tipo de cepas sometidas a tan laborioso trabajo sólo se pueden conseguir en el laboratorio de Fort Detrick de armas biológicas del ejército de Estados Unidos, en Maryland, Estados Unidos. Por eso es que se baraja la posibilidad de que el ataque biológico del E Coli habría sido la respuesta del gobierno de USA a la no participación de Alemania en la invasión de Libia por parte de la OTAN

¿Qué esconden los alimentos transgénicos?

Los organismos genéticamente modificados (OGM) que se utilizan para crear nuevas semillas de alimentos y cultivos, son verdaderas armas biológicas para crear infertilidad en todo el mundo. Existen varias compañías que trabajan en el ramo de la biotecnología y la nanotecnología, las cuales existen con el único propósito de estudiar, experimentar y crear organismos genéticamente modificados que causen infertilidad en animales, plantas y humanos. La más famosa de estas empresas es Monsanto, cuyos ejecutivos han dicho públicamente que quieren que Monsanto sea el único productor de semillas en el mundo y que ningún alimento será producido por una empresa que no sea la suya.
A Monsanto se le unen otras gigantes de la biotecnología y la química como Cargill, Du Pont y Con Agra. Pero la creación y aplicación de organismos transgénicos no es limitado a estas grandes transnacionales. Existen contratistas de menor tamaño que realizan el mismo trabajo; quizás con resultados más impactantes debido a la especialización de su labor. Este es el ejemplo de Epicyte, una empresa localizada en California, cuyo presidente se ha mostrado complacido de tener en su poder cantidades masivas de productos agrícolas -léase alimentos- infestados con ingredientes transgénicos que, después de ser consumidos, causarían la esterilización de quienes los ingieran.
Un informe del 28 de mayo establece que la organización internacional del Codex -fundada por las Naciones Unidas- que desde 2009 regula todos los alimentos, minerales y hierbas en el mundo, no considera que los productos transgénicos sean alimentos, y por esto coloca a los alimentos con estos ingredientes en un lugar diferente a los alimentos producidos naturalmente, y como tal pueden ser usados para diversas prácticas, incluyendo el control de la natalidad y la creación de infertilidad en una nación o población.
En una de sus publicaciones, el Salem News indica que hay esfuerzos a nivel local, regional, nacional e internacional para identificar y etiquetar organismos transgénicos en los productos de consumo humano, pero que los gobiernos y las corporaciones se niegan a aceptar tal pedido. Después de la implantación del Codex Alimentarius en 2009 la voluntad de las grandes transnacionales se hizo realidad, pues dentro de las reglamentaciones establecidas en Codex, se dice claramente que los organismos transgénicos no son considerados alimentos y por lo tanto no deben ser identificados.
La existencia de organismos genéticamente modificados en el maíz fue analizado en pruebas hechas por el Departamento de Agricultura de EE.UU., que trabajó con la empresa Epicyte. Al anunciar su éxito en una conferencia de prensa de 2001, el presidente de Epicyte, Mitch Hein, señaló que sus plantas de maíz transgénico, “producen anticuerpos anti-esperma.”
Hein dijo que la creación de organismos transgénicos y su implantación en alimentos podría usarse como una herramienta para resolver el “exceso de población. – Salem News
En 1996, luego de la creación y el uso de transgénicos en maíz y otros granos básicos en, por ejemplo, América del Sur, México y África, ha emergido un dato descubierto en los EE.UU. casi inmediatamente después de que el famoso -o infame- maíz Bt de Monsanto se aprobara. La tasa de natalidad en EE.UU. cayó de una manera acelerada, tan solo tres años después de la introducción de los OMG en el suministro de alimentos.
Muchas fundaciones presionan para que los gobiernos expandan y acepten el uso de organismos transgénicos en los alimentos, y en esa lista están por supuesto el maíz, la soya y el arroz. Estos tres son los granos básicos más usados en programas de erradicación del hambre y la pobreza en el mundo. Las fundaciones Gates, Rockefeller, y la organización Agra, fundada por Kofi Annan, son tres de las más prestigiosas entidades que se esfuerzan por incrementar el suministro de fondos y alimentos a las poblaciones más necesitadas del planeta. Todos estos alimentos contienen OGM.
La Fundación Bill y Melinda Gates gasta miles de millones de dólares “ayudando” con la plantación y cosecha de cultivos transgénicos en África, América Latina y Asia. ¿Se da cuenta del genocidio? Estas fundaciones no solo evaden el fisco con su supuesta filantropía, sino que colaboran con el asesinato de millones de personas que no saben lo que sus alimentos contienen, o que aún sabiéndolo, no tienen otra opción más que alimentarse con OGM.
En Estados Unidos hay una lucha continua entre los consumidores y la Administración de Alimentos y Farmacéuticos (FDA) para que se etiqueten aquellos productos que contienen organismos transgénicos. Sin embargo, la agencia gubernamental ha cedido terreno a los requerimientos de las grandes corporaciones antes de escuchar a los ciudadanos. La mayoría del público desinformado o mal informado continua comprando y consumiendo alimentos contaminados. Mientras tanto, debido a que los alimentos transgénicos no son considerados “alimentos” por Codex Alimentarius, los que se oponen al uso de estos ingredientes en la comida no entienden porqué la FDA aún permite que se usen en los granos básicos usados para fabricar la mayor parte de los productos que las personas comen, beben y usan diariamente.
La creación explícita de un organismo transgénico que es usado en la fabricación de alimentos consumidos por humanos, el cual fue modificado para esterilizarlos, es en esencia un ejemplo del uso de una arman biológica con el único objetivo de reducir la población mundial a escondidas. Bueno, esto no es más un secreto. Los OGM no son considerados alimentos según Codex Alimentarius, pero al mismo tiempo se permite a grandes y pequeñas empresas de biotecnología usarlos en la creación de productos de consumo mundial. El propósito es muy claro.

Bilderberg 2011

Lista de invitados al hotel Suvretta House en Saint Moritz, Suiza, donde se celebrará la reunión anual de este año 2011 del grupo Bilderberg:

ALEMANIA

Josef Ackermann (Presidente del Consejo de Administración y el Comité Ejecutivo del Grupo Deutsche Bank)
Thomas Enders (Consejero delegado de Airbus SAS)
Pedro Löscher (Presidente y CEO de Siemens AG)
Matías Nass (Corresponsal jefe de Internacional Zeit Morir)
Peer Steinbrück (Miembro del Bundestag y ex Ministro de Hacienda)

AUSTRIA

Bronner, Oscar, CEO y Publisher, Medien AG estándar
, Werner Faymann, Canciller Federal
, Walter Rothensteiner, Presidente de la Junta, Raiffeisen Zentralbank Österreich AG
, Rudolf Scholten, miembro de la Junta de Directores Ejecutivos, Oesterreichische Kontrollbank AG

BÉLGICA

Luc Coene (Gobernador del Banco Nacional de Bélgica)
Etienne Davignon (Ministro de Estado)
Thomas Leysen (Presidente de Umicore)

CANADÁ

Carney, J. Marcos, Gobernador del Banco de Canadá
Clark, Edmund, Presidente y CEO, Grupo del Banco Financiero TD
McKenna, Vice Presidente de Frank, DT Grupo Financiero Banco
Orbinksi, James, profesor de Medicina y Ciencias Políticas de la Universidad de Toronto
Prichard, J. Robert S., Presidente, Torys LLP
Reisman, Heather, Presidente y CEO de Indigo Books & Music Center Inc., Brookings Institution

CHINA

Ying Fu (Viceministro de Relaciones Exteriores)
Yiping Huang (Profesor de Economía del Centro para la Investigación Económica de la Universidad de Pekín)

DINAMARCA

Anders Eldrup (Director general de DONG Energy)
Ulrik Federspiel (vicepresidente de Asuntos Mundiales de Haldor Topsoe A/S)
Pedro Schütze (Miembro de la Dirección Ejecutiva de Nordea Bank AB)

ESPAÑA

Juan Luis Cebrián (Consejero delegado de PRISA)
María Dolores de Cospedal (Secretario General del Partido Popular)
Bernardino León Gross (Secretario general de la Presidencia española)
Juan María Nin Génova (Presidente y consejero delegado de La Caixa)
Sofía Margarita Victoria Federica (Reina de España)

ESTADOS UNIDOS

Alexander, Keith B., el Comandante, USCYBERCOM, Director de la Agencia de Seguridad Nacional
Altman, Roger C., Presidente, Evercore Partners Inc.
Bezos, Jeff, Fundador y CEO de Amazon.com
Collins, C. Timoteo, CEO de Ripplewood Holdings, LLC
Feldstein, Martin S., George F. Baker, profesor de Economía de la Universidad de Harvard
Hoffman, Reid, co-fundador y Presidente Ejecutivo, LinkedIn
Hughes, Chris R., Co-fundador de Facebook
Jacobs, Kenneth M. Presidente y CEO de Lazard
Johnson, James, Vicepresidente A., Perseo, LLC
Jordania, Jr., Vernon E., Director Gerente Senior, Lazard Frères & Co. LLC
Keane, John M., Socio Principal, Socios SCP; General, Ejército de los EE.UU., jubilado
Kissinger, Henry A., Presidente de Kissinger Associates, Inc.
Kleinfeld, Klaus, Presidente y CEO de Alcoa
Kravis, Henry R., Co-Presidente y co-consejero delegado, Kohlberg Kravis, Roberts & Co.
Kravis, Marie-Josée, Senior Fellow del Instituto Hudson, Inc.
Li Cheng, Senior Fellow y director de investigación, John L. Thornton Centro de China, Brookings Institution
Mundie, J. Craig, jefe de investigación y estrategia, Microsoft Corporation
Orszag, Peter R., Vicepresidente de Citigroup Global Markets, Inc.
Perle, Richard N., miembro Residente, American Enterprise Institute para la Investigación de Políticas Públicas
Rockefeller, David, Ex Presidente, Banco Chase Manhattan
Rose, Charlie, editor ejecutivo y presentador, Charlie Rose
Rubin, Robert E., Co-Presidente, Consejo de Relaciones Exteriores, ex Secretario del Tesoro
Schmidt, presidente ejecutivo Eric, Google Inc.
Steinberg, James B., Secretario Adjunto de Estado
Thiel, Pedro A., Presidente de la Capital Management Clarium, LLC
Varney, Christine R., Procurador General Adjunto para la Defensa de la Competencia
Vaupel, James W., Director Fundador del Instituto Max Planck de Investigación Demográfica
Warsh, Kevin, Ex Gobernador, Junta de la Reserva Federal
Wolfensohn, James D., Presidente de Wolfensohn & Company, LLC

FINLANDIA

Matti Apunen (Director de Negocios de Finlandia y EVA Foro de Política)
Ole Johansson (Presidente de la Confederación de Industrias Finlandesas EK)
Jorma Ollila (Presidente de Shell real holandesa)
Mikael Pentikäinen (Publicador y Senior Editor en Jefe, Helsingin Sanomat)

FRANCIA

Nicolás Baverez (Socio de Gibson, Dunn & Crutcher LLP)
Nicolás Bazire (Gestión de Groupe Arnault, Director / LVMH)
Henri de Castries (Presidente y CEO de AXA)
Mauricio Lévy (Presidente y CEO de Publicis Groupe SA)
Thierry de Montbrial (Presidente del Instituto Francés de Relaciones Internacionales)
Olivier Roy (Profesor de Teoría Política y Social, Instituto Universitario Europeo)

GRECIA

A. George David (Presidente, Coca-Cola HBCSA)
Gikas A. Hardouvelis (Economista Jefe y Director de Investigación, Eurobank EFG)
George Papaconstantinou (Ministro de Hacienda)
Loukas Tsoukalis (Presidente de Grisones ELIAMEP)

HOLANDA

Bolland, Marc J., Director Ejecutivo, Grupo de Marcas y Spencer plc
Chavannes, Marc E., columnista político, NRC Handelsblad, Profesor de Periodismo
, Victor Halberstadt, profesor de Economía de la Universidad de Leiden; Honor Ex Secretario General de las reuniones de Bilderberg
Su Majestad la Reina de los Países Bajos
Rosenthal, Uri, Ministro de Relaciones Exteriores
Invierno, W. Jaap, Socio, Brauw De Westbroek Blackstone

INGLATERRA

Marco Agius (Presidente de Barclays PLC)
Douglas J. Flint (Presidente del Grupo HSBC Holdings)
John Kerr (Miembro de la Cámara de los Lores, Vicepresidente, Shell holandés real)
Richard Lambert (Director no ejecutivo independiente, Ernst & Young)
Peter Mandelson (Miembro de la Cámara de los Lores, Presidente del Consejo Mundial)
John Micklethwait (Editor en jefe de The Economist)
George Osborne (Ministro de Hacienda)
Rory Stewart (Miembro del Parlamento)
J. Martin Taylor (Presidente de Syngenta International AG)

IRLANDA

Pablo Gallagher (Principal abogado ex Procurador General)
Miguel McDowell (Consejero Principal, Biblioteca de Derecho, ex Viceprimer Ministro)
Peter D. Sutherland (Presidente de Goldman Sachs Internacional)

ITALIA

Franco Bernabé (Consejero delegado de Telecom Italia SpA)
John Elkann (Presidente de Fiat SpA)
Mario Monti (Presidente, Univers Commerciale Luigi Bocconi)
Paolo Scaroni (Consejero delegado de Eni SpA)
Giulio Tremonti (Ministro de Economía y Finanzas)

NORUEGA

Myklebust, ex Presidente Egil del Consejo de Administración de SAS, sk Hydro ASA
SAR el Príncipe Heredero Haakon de Noruega
Ottersen, Ole Petter, Rector de la Universidad de Oslo
Solberg, Erna, líder del Partido Conservador

PORTUGAL

Balsemão, Francisco Pinto, presidente y consejero delegado, IMPRESA, SGPS, Primer Ministro de Antigua
Ferreira Alves, Clara, consejero delegado de Claref LDA; escritor
Nogueira Leite, Antonio, miembro de la Junta, José de Mello Investimentos, SGPS, SA

SUECIA

Mordashov, Alexey A., consejero delegado de Severstal
Schweden
, Carl Bildt, Ministro de Relaciones Exteriores
Björling, Ewa, Ministro de Comercio
Wallenberg, Jacob, Presidente, Investor AB

SUIZA

Brabeck-Letmathe, Pedro, Presidente de Nestlé SA
Groth, Hans, Director Senior de Política de Salud y Acceso a Mercados, Unidad de Negocio de Oncología de Pfizer Europa
Steiner Janom, Barbara, Jefe del Departamento de Justicia, Seguridad y Salud en el Cantón
Kudelski, André, presidente y consejero delegado de Grupo Kudelski SA
Leuthard, Doris, Consejero Federal
Schmid, Martin, el presidente del Gobierno de Cantón de los Grisones
Schweiger, Rolf, Ständerat
, Rolf Soiron, Presidente de la Junta, Holcim Ltd., Lonza Ltd.
Vasella, Daniel L., Presidente de Novartis AG
Witmer, Jürg, Presidente, Givaudan SA y Clariant AG

TURQUÍA

Ciliv, Süreyya, consejero delegado de Hizmetleri Turkcell Iletisim AS
Domac Gülek, ex Ministro de Estado Tayyibe
Koç, Mustafa V., Presidente de Koç Holding AS
Pekín, Sefika, Socio Fundador de Pekín, y Law Firm Bayar

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES

Joaquín Almunia (Vicepresidente de la Comisión Europea)
Frans van Daele ( Jefe de Gabinete del Presidente del Consejo Europeo)
Neelie Kroes (Vicepresidente de la Comisión Europea, Comisario de Agenda Digital)
Pascal Lamy (Director General Organización Mundial del Comercio)
Rompuy, van Herman, Presidente del Consejo Europeo
Josette Sheeran (Director Ejecutivo del Programa Mundial de las Naciones Unidas para la Alimentación)
Javier Solana Madariaga (Presidente, Centro para la Economía Mundial ESADEgeo y geopolítica)
Jean-Claude Trichet (Presidente del Banco Central Europeo)
Robert B. Zoellick (Presidente del Grupo del Banco Mundial)

ACTUALIZACIÓN: Un eurodiputado italiano entró al donde se realizaba la reunión para dar fe que allí se estaba conspirando. Fue inmediatamente expulsado de forma violenta por las fuerzas de seguridad.

¿Nuevo ataque de bandera falsa?

Los Estados Unidos de América necesitan crear “enemigos” para invadir sus paises y tomar sus bienes. Aunque les importa muy poco la opinión pública dado que manejan los medios de comunicación internacionales, deben reforzar sus razones para bombardear, asaltar y derrocar al país o paises elegidos. La actual situación económica que vive USA se presta para cualquier acción similar al ataque de bandera falsa conocido como el derribo de Las Torres Gemelas. Recientemente, el New York Times informó que EEUU se está quedando sin un gas raro que es utilizado para detectar el contrabando de materiales nucleares. La razón dada es que un brazo del Departamento de Energía está vendiendo el gas mucho más rápido del que es capaz de acumular. Si bien esto podría ser una razón legítima, parece muy sospechoso que un gobierno que está instalando un estado policial a nivel nacional para supuestamente salvar a su población de los terroristas. no pueda obtener el gas necesario para detectar el contrabando de armas nucleares.
Tiene toda la pinta de ser la excusa que pondrán cuando se autoataquen.

Normas básicas de salud que la OMS oculta

Aquí unos consejos básicos para el sistema de alimentación español (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena) para no tener que caer siempre donde las farmacéuticas ladronas:

1 – Siempre que te despiertes bebe instantáneamente un vaso de 1/4 de litro de agua. No desayunes hasta media hora después. Dale tiempo al agua de limpiar todo el sistema digestivo.

2 – Cuando desayunes, hazlo de forma contundente pero siempre termina de desayunar un poco antes de sentirte lleno del todo. Dale mucha más preferencia a las frutas que a los hidratos de carbono puesto que la fructosa proporciona energía más sana y más rápida.

3 – Si te comes un bocadillo a media mañana, antes toma un vaso de agua. (beber agua antes de comer ayuda a calmar la sensación de hambre y a sentirte más lleno antes) De la misma forma que en el desayuno, no comas un bocata lo suficientemente grande como para sentirte sobradamente lleno.

4 – En la comida repite e proceso, bebe un vaso de agua y come lo justo antes de sentirte lleno.
Ten en cuenta que la sensación de saciedad llega unos 10 minutos más tarde. Si comemos sin parar hasta que nos sintamos llenos, habremos comido 10 minutos de más.
Nunca bebas bebidas frías en las comidas porque las bebidas frías endurecen las partículas de grasa y éstas lastimas el intestino y no lo dejan trabajar con normalidad. Siempre bebe líquidos a temperatura ambiente con las comidas. Incluso, después de ellas, preferiblemente toma un té de manzanilla, boldo, o algo caliente. Verás como el intestino trabajará mejor. Solo come postres y productos dulces después de haber comido productos sanos y siempre hazlo en cantidades reducidas, antes del té del final.

5 – En la merienda no comas solo productos dulces, como una magdalena y café, o como un donut con un colacao. Intenta meter alguna fruta. Si no te gusta comer fruta intenta con un yougúr o con algunas galletitas con cereales, como chiquilin, o las digestive u otras similares.

6 – En la cena siempre arranca con un vaso de agua antes, como en la comida. Ten en cuenta que el horario idóneo para la cena es de 2 a tres horas antes de acostarte. Si cenas y te acuestas pronto, sobrecargaras el sistema y sentirás más acidez por la postura horizontal. Siempre cena poca cantidad y siempre comida que no sea difícil de digerir. Para mí la mejor cena es siempre una ensalada en plato pequeño, y luego una sopa.


banner